STREET FIGHTER : La historia del videojuego

Street Fighter nació en agosto de 1987 y fue el primer juego de lucha en el que los aficionados podían elegir a su personaje.

¿Se imagina enfrentarse a los mejores maestros de las distintas artes marciales en una serie de combates callejeros alrededor del mundo? Gracias a Street Fighter es posible vivir eso sin salir de casa: la pelea la gana el que mejor maneje el control de la consola. Quien venza será el campeón de todos los World Warriors. Y la lucha ha durado, hasta ahora, 30 años.

En agosto de 1987, los aficionados a los salones recreativos (‘arcades’) se encontraron con una máquina nueva: Street Fighter, de Capcom. Quienes se animaron a probarla se metieron en la piel del primer protagonista de la que estaba destinada a ser la más aclamada saga de juegos de lucha: Ryu, un joven cuyo traje blanco y cinta roja atada a la frente recordaban a Karate Kid.

Era una de las primeras veces en que un juego obligaba a usar los ocho botones de las máquinas. La fuerza con la que se presionaban definía la intensidad de los puñetazos y patadas de Ryu, razón por la cual las máquinas debían ser reparadas con frecuencia. Pronto cambiaron el sistema a uno de seis botones. La necesidad de reflejos y estrategias precisas para ganar el combate marcaban la diferencia con las máquinas de la competencia.

“Yo era muy pequeño y no había internet, pero eso no fue impedimento para que descubriéramos los ataques especiales de Ryu y los pasáramos a otros”, comenta Rubén, un experimentado ‘gamer’.

— Artes marciales en el sofá —

Sin embargo, no fue hasta 1991 que Street Fighter se catapultó a la fama con la segunda entrega (Street Fighter II o SF II), con la que Capcom revolucionó los salones recreativos primero y, después, las salas de los hogares, al adaptarlo para videoconsolas.

Era la primera vez que en un juego de lucha los aficionados podían elegir a su personaje (salvo los cuatro jefes finales, que tendrían que esperar hasta la Champion Edition) entre ocho luchadores, cada uno con su propio estilo de combate. También por primera vez, los villanos estaban disponibles y había una luchadora femenina, Chun-Li, uno de los personajes más icónicos de la saga, junto a Ryu y Ken.

Fue así como Capcom sentó las bases de los juegos de lucha ‘uno contra uno’ en los 90, con un éxito no igualado en esa década, en la que cerca de 25 millones de personas lo jugaron entre los arcades y los hogares, según ‘Business Week’. “Recuerdo la máquina recreativa y la adaptación para la Super Nintendo, muy lograda. La SF II y todas las demás ediciones eran maravillosas”, dice Rubén, quien añade que “el furor era tal que había todo tipo de ‘merchandising’: camisetas, muñecos, ‘pinballs’…”.

Hubo incluso películas. La cinta de anime fue muy querida por los fans, pero no sucedió lo mismo con ‘Street Fighter: Ultimate Battle’ (1994), que pese a contar con estrellas como Kylie Minogue y Jean-Claude Van Damme recibió críticas muy negativas. Todo lo contrario al videojuego, cuya valoración fue tal que Street Fighter II entró al World Video Game Hall of Fame.

En 1997 salió a la venta Street Fighter III (SF3), que no alcanzó los récords de su predecesor. El decaimiento de los salones recreativos y la supremacía del 3D frente a los ‘sprites’ gráficos tradicionales, el hecho de que las consolas tuvieran acceso a internet y la proliferación de videojuegos de lucha con sistemas más intuitivos que el del SF3 fueron algunas de las causas. Pese a ello, Capcom continuó sacando productos y ofreciendo nuevas versiones (como SF Alpha 3 y SF EX) y ‘crossovers’, en los que los personajes de la franquicia se enfrentan a los de otras sagas (como SNK o incluso Marvel).

Solo hasta el 2008, con el Street Fighter IV, que la leyenda regresó con fuerza. Como si de un fénix se tratase, Ryu volvía en gráficos tridimensionales, con nuevas mecánicas, una jugabilidad sin precedentes y con un modo ‘online’ solvente. Esto, que permite competir con jugadores de todo el mundo –algo que los amantes de la saga llevaban años esperando– fue la clave del éxito. “Fue una sorpresa muy agradable. Podías sentarte como antaño a jugar con tus amigos… O con personas de cualquier lugar y pelear por ascender en el ranking. Fue una época divertida”, comenta Rubén.

Así, Capcom volvía a tocar el cielo con Street Fighter. Regresaron los crossovers y llegó la adaptación para PC, además de tres versiones del juego. De igual modo, se aprovechó el tirón para sacar una nueva película con actores reales, Street Fighter: The Legend of Chun-Li (2009), protagonizada por Kristin Kreuk (‘Smallville’). La siguiente entrega de la franquicia, Street Fighter V, fue elegida como el mejor juego de lucha del 2016, pese a su polémica acogida. A pesar de su claro posicionamiento como un eSport, los profesionales se han quejado por una exigencia “demasiado fácil”, en comparación con las entregas anteriores. Problemas con los servidores, falta de variedad en los modos de juego en solitario y reparos al sistema de pago de Capcom se suman a estas polémicas, sin impedir que el juego haya seguido avanzando.

De hecho, aunque el aniversario de la franquicia tuvo lugar en agosto del 2017, la compañía decidió conmemorarlo con dos lanzamientos en el 2018. Uno de ellos es el de la nueva versión ‘Street Fighter V: Arcade Edition’.

Por el título podría parecer que solo añade el modo ‘arcade’ (en el que un personaje va avanzando combate por combate), que los jugadores echaban en falta. Sin embargo, la compañía pretende que sea todo un homenaje a la saga, por lo que el modo imitará al de 30 años atrás: elegir un luchador y hacer un recorrido por todo el mundo para enfrentar a los distintos rivales.

Pero el homenaje va más allá: para llevar a cabo el ‘tour’ mundial de peleas callejeras, los jugadores deberán elegir entre seis caminos basados en distintas entregas de la saga. Una vez seleccionado el derrotero, el luchador tendrá que superar ocho combates para, una vez más, enfrentarse a los World Warriors.

¿Qué acogida tendrá esta nueva edición entre los fans? Es pronto para saberlo, pero hay que decir que en el 2017, con la Nintendo Switch, se lanzó una reedición del Street Fighter II (Ultra Street Fighter II) y que el auge de lo retro, con el relanzamiento de la Super Nintendo adaptada a internet, hizo que la gente compita en línea con el viejo ‘SFII’.

Todo apunta a que la nostalgia es la apuesta de Street Fighter V: Arcade Edition. Y para los que añoren sensaciones más antiguas, Capcom prepara otra sorpresa para su 30 aniversario: en mayo lanzarán la Street Fighter 30th Anniversary Collection. Se trata de una entrega especial de juegos adaptados a las últimas consolas (Play Station 4, Xbox One y Nintendo Switch) y PC, que incluirá 12 títulos del juego, incluido el original.

En diciembre, la franquicia cosechaba, según El Financiero, 40 millones de copias vendidas. Una razón más para festejar.

Fuente: Nora Cifuentes / EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *